viernes, 8 de febrero de 2008

::la del manojo de rosas::


Sorozábal conoció un Madrid, el de 1934, en el que la juventud aún sabía entender la belleza de un manojo de rosas. Creo que hoy en día pocos somos los jóvenes que podemos entender un teatro en el que además de divertirnos podamos escuchar la mejor música y vincularnos a una tradición de décadas como el maestro pretendió: un nuevo sainete madrileño, de su tiempo, el Madrid republicano de los años 30, en el que cada número -con excepción de las dos romanzas- sean bailables como ya hicieran Chueca, Rubio, Nieto y la mayoría de autores del género chico del XIX.

Lo consiguió: La del Manojo de Rosas desde su mismo título es homenaje a un Madrid que ya no era pero que sus habitantes eran capaces de disfrutar y reactualizar. Las chulapas ahora enseñaban los tobillos, montaban en bicicleta y bajaban a Rosales a ver los conciertos de la Banda Municipal del Maestro Villa. El chotis era un recuerdo nostálgico de verbena y el fox-charles hacía furor.


¿Para la gente de 2008 sería posible un Manojo de Rosas? Yo creo que sí, pero hay que regenerar el teatro que cada vez anda más de capa caída con absurdos musicales que al final no son "ni chicha ni limoná". ¿Un musical sobre "El dúo dinámico"? Con todos mis respetos, NO. ¿Con ese presupuesto no se pueden proponer lecturas nuevas, juveniles, llenas de vida, de obras como ésta? Los jóvenes no queremos cantar el "Qué tiempos aquellos"... queremos volver a enamorarnos con "Hace tiempo que vengo al taller". El montaje tan paseado de Sagi sobre La del Manojo de Rosas tan Chamberí-34 es muy bello, ¿pero no va siendo el momento de entender esta obra desde la sensibilidad de hoy en día?


Cantemos, bailemos, riamos y volvamos a emocionarnos con La del Manojo de Rosas. Somos ascensiones, joaquines y ricardos y de hoy en día...


(Perdón por la calidad del vídeo, pero por volver a ver imágenes del montaje de Sagi merecen la pena. Con José Julián Frontal y Milagros Martín.)



3 comentarios:

Javier dijo...

que haces colgando cosas, ponte a estudiar ya gañanazo.

El Doctor Hache dijo...

¡Cuánta razón tienes, amigo! Sorozábal supo actualizar el Madrid chulapo a su época de manera genial. Supo encontrar, bajo los nuevos ritmos que estaban de moda en esos años 30, el venero permanente de la gracia madrileña. Los dos dúos de la pareja cómica de "La del Manojo de Rosas" son modélicos al respecto. Y no me parece imposible, con buen hacer profesional y pasión por lo madrileño, acometer algo parecido en nuestros tiempos. Muy difícil, sin duda. Pero no imposible.

Sindo dijo...

yo estoy completamente de acuerdo contigo, Esta obra es incombustible no porque refleje una epoca, sino porque refleja un sentir y un pensamento muy profundo alejado de todo molde y de todo tipismo.
He consultado las memorias uqe escribio sorozabal y que desde luego son una maravilla y delicia de leer, y en esta obra tuvo que hacer grandes modificaciones con respecto al original y sobre todo puso toda su astucia en demostrar que se podian hacer cosas de calidad y sorbe todo imborrables.
Y asi lo ha conseguido, porque aunque hayan pasado setetnta años del estreno, todavia existen joaquines, ascensiones, espasas, ricardos... La plaza del que venga ha cambiado si, las modas tambien, pero la esencia, la musica y sobre todo, sus ideas y sus personajes... esos nunca cambiaran, de ropas si, pero de esencia no.
Por loque sigo creyendo que se necesita esa nueva lectura actual sin desvirtual sus ideas. Asi que animo a que lo hagan!! que este manojo esta mas fresco que nunca!